Motivos por los que participar en el Amigo Invisible es bien.

 

1,2,3, responda otra vez.

 

 

  1. Por y para “conocer” un poco más a alguna de esas persona que están al otro lado de la pantalla colgando sus fotos desde el sofá de su casa.
  2. Para dar una alegría al buzón, es pobre olvidado que en los últimos tiempos sólo recibe facturas y avisos de algún frío paquete de Amazon.
  3. Para sacar una sonrisa a esos carteros con un paquete decorado por fuera. Vale, hemos crecido y no pondremos eso de “Corre, corre cartero para llegar a la casa del amigo que más quiero” pero un trozo de whasi, una tipografía mona ensayada y algún que otro dibujo harán de tu paquete el más cool de la oficina.
  4. Para ilusionarte. E ilusionar. ¿Quién es capaz de no hacerlo si sabe que en algún lugar hay alguien preparando algo con mucho amor para él, ella o vosotros?
  5. Para, como me escribió Carmen hace unos días, enviar un poco de magia.
  6. Para sonreír cuando el cartero siempre llame dos veces y descubras el remitente.
  7. Para ser feliz. Sí, un momento de felicidad de esos que juntos hacen la vida. Porque recibir un regalo,  y más si es sorpresa, siempre es motivo de felicidad.
  8. Para seguir siendo un poco niños, y es que, ¿quién no ha disfrutado de sus primeros amigos invisibles en el cole? Dicen que somos la generación de la nostalgia…
  9. Para tener otra excusa más para ir al centro de tiendas y aumentar tu wishlist. Porque sí, vas a buscar un detalle perfecto para otra persona pero si por el camino se cruza algún flechazo para ti, no vas a ignorarlo.
  10. Inserta aquí cualquier excusa que se te ocurra. Porque cualquier excusa es buena para apuntarse al Amigo Invisible.

 

Sí te has decidido y quieres unirte, escríbeme a hola@detrasdeunaboda.es y pondremos todo en marcha.