Apagado o fuera de cobertura.

No sabemos vivir sin un móvil cerca, se nos ha olvidado sobrevivir sin la tecnología en el bolsillo y el móvil es ya una parte de nosotros. Usamos el teléfono para mucho más que hablar y nuestro día a día está lleno de momentos en los que las pantallas son las grandes protagonistas.

¿Qué hacemos con el móvil el día de nuestra boda? Dejarlo en la habitación. Apagado o fuera de cobertura.

No seré yo la que venga aquí a escribir y contaros que el día de vuestra boda no vais a estar pendientes del móvil porque si alguien os dice eso, miente. Estoy segura de que el día de vuestra boda miraréis el móvil nada más levantaros, los mensajes no tardaran en sonar, echarás un vistazo a las redes sociales que seguro que están llenas de felicitaciones y tendrás alguna que otra conversación telefónica. Seguro. Incluso puede ser, según como vayas de horarios y de nervios, que seas tú la que inicies esas conversaciones o la que decidas actualizar tus redes sociales con la foto con los rulos en la cabeza, demostrando que una novia está guapa en su gran día hasta con los rulos puestos.

El problema no es usar el móvil el día de tu boda. El problema viene en no saber cuándo parar.

Las redes sociales han hecho que muchas de nosotras compartamos preparativos a través de las pantallas con un montón de gente que con el paso de los meses ya se han convertido en importantes para nosotros. Les hemos contado todo, nos han ayudado y han servido de apoyo. ¿Cómo no vamos a hacerles partícipes del gran día?

En los últimos meses he visto a varias novias que han decidido compartir su gran día en vivo y en directo subiendo a sus redes sociales fotos de los momentos casi, casi al momento de suceder. Y es cierto, las he visto, he sonreído y me ha gustado cotillear en el momento justo pero os lo digo, convencida, que el día de la boda es un día para vivir con el móvil en la habitación.

En ese momento en el que te pones el vestido, en el que la cuenta atrás para el Sí Quiero es más cuenta atrás que nunca y en el que todo lo que has preparado los meses anteriores empieza, deja el móvil. Olvídate de él. Vive como vivíamos antes. Los momentos se disfrutan más sin tecnología, se viven más intensamente, se disfrutan más. Olvídate del móvil.

_MG_6661

Piénsalo. ¿De verdad necesitas el móvil el día de tu boda? ¿Para qué?

Todas las personas que os quieren están con vosotros y las que no han podido estar en cuerpo pero si en espíritu te mandarán unos mensajes preciosos que te emocionarán cuando todo haya pasado. No necesitas sacar fotos de nada, has contratado a los mejores profesionales para hacerlo y tus invitados harán miles de clicks desde sus teléfonos. Ellos sí que no irán a la boda sin ellos. Ese día tú estás delante de la cámara y no detrás, y si quieres hacerte un selfie por iniciativa propia róbale el móvil al que tengas al lado, no te va a decir que no, eres la novia. Si alguien de las ausencias dolorosas quiere hablar contigo no te va a llamar a ti. Seguro. Llamará a otra persona que buscará el momento oportuno para ponerte el móvil en la oreja, casi sin avisarte, sin saber con quién hablas al principio. Os lo dice una que creo una conexión Cádiz-Asturias en mitad de un cóctel y a la que crearon una conexión Palencia-Asturias mientras apuraba la última cerveza antes de entrar a cenar.

Las redes sociales pueden esperar. Las personas que están al otro lado de la pantalla pueden y saben esperar al día después, o a los días siguientes. Toda espera habrá merecido la pena por verte disfrutar. Y si crees que no pueden esperar, que se merecen verte siendo princesa justo el día en el que lo eres, delega. Coge a tu mejor amiga, dile sus nombres en las redes sociales y dile que en algún momento suba una foto y las etiquete. Esta opción fue la elegida por Martina se Casa y no os podéis imaginar el subidón que me dio cuando alguien que sólo conocía de oídas me etiquetaba en una foto y veía que no llovía y que ella estaba preciosa.

Compartir está muy bien, es casi necesario pero disfrutar sin tecnología también.

Las llamadas, los mensajes, las fotos, las actualizaciones, las felicitaciones…  Todas ellas pueden esperar. Todas ellas estarán ahí al día siguiente para emocionarte aún mucho más, para prolongar la felicidad, para recibir una repuesta pasadas unas horas, o incluso unos días…

Vístete de princesa, deja el móvil en la mesita y disfruta de todo lo que has preparado. Lo demás, puede esperar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s