…y a veces me caigo.

Si un día me tuviera que sentar a escribir la historia de mi vida terminaría con esa frase. Contaría mis anécdotas, mis vivencias, mis recuerdos, me mostraría como soy y la última frase sería esa, una verdad de las buenas y es que caerse es un acto muy mío, una parte de mi personalidad.

Las cicatrices de mis rodillas cuentan lo feliz que he sido pero también todo lo que me he caído y no puedo negar que soy torpe. Muy torpe pero con gracia.

Y como a veces me caigo no me extrañó nada que parte de  mis amigos hicieran una porra para ver cuánto iba a tardar en caerme el día de mi boda. Era natural. Cuando la torpe del grupo les dice a sus amigos que para decirse el Sí Quiero va a bajar por una escalera de cuento de princesas con vestido largo y tacones, los amigos se miran y saben que se caerá. Seguro.

sola2

Si te estás preguntando si me caí bajando las escaleras durante mi entrada a mi boda ya te digo yo que no. No me caí en ese momento ni después cuando corrí, salte, brinqué y me lo pase como una enana haciendo el reportaje de fotos. Tampoco me caí durante el cóctel de mi boda en el que camine, reí e incluso me monté a caballito sobre uno de mis amigos… Las horas pasaban y yo en versión princesa estaba rompiendo todas las apuestas de mis amigos….

_MG_6832 copia

… pero entonces comenzó a ponerse el sol y nosotros decidimos pasar al salón para ver la puesta de sol. Entre teléfonos que te pasan para que hables con gente, hermanos que apuran cervezas y felicidad nuestros invitados entraron al salón, las puertas se cerraron y nosotros disfrutamos de uno de esos pocos minutos en que los novios están juntos (y solos!) el día de su boda.  Me levanté el vestido, enseñe mis Converse rosas a las personas que estaban haciendo que todo fuera perfecto y empezamos a oír la música. Kike y yo nos miramos, sonreímos, se abrieron las puertas, nos soltamos de la mano porque íbamos a entrar saltando y bailando y con recorridos separados al salón y justo cuando sonaba “…lo siento por interrumpir…” yo me pisaba el vestido y me caía.

Caerme pero bien en la mesa de los amigos de mi marido, a los pies de Borja, uno de esos amigos futboleros que tantas veces había escuchado a Pepe Domingo Castaño decirle a Hevia que le pusiera a los pies de su señora y que ahora se encontraba con que la mujer de su amigo estaba a sus pies. Pensaba  que me había caído con elegancia, al menos hasta que en el vídeo pude comprobar que elegancia, lo que se dice elegancia en la caída no había mucho pero risas por mi parte todas las del mundo.

Y así, entre risas decidí en el momento que aquello era un momentazo más y que el espectáculo debía continuar antes de que los invitados dejaran de reír y vinieran a ayudarme a levantarme dándole a aquello más importancia de la que tenía. Me levanté entre carcajadas, entre el “si es que siempre te caes!” que me soltó mi ya marido y llegué hasta la mesa presidencial mezclando las risas con la canción, riéndome de mi misma con todas las personas que quería, escuchando como mi madre me decía entre lágrimas de risas “menudo ostiazo”. Y es que las madres de las novias torpes tienen todo el derecho del mundo a reírse como nunca cuando ven que su pequeña del alma a sus 28 años sigue cayéndose…

_MG_6666

_MG_6672

En la mesa presidencial me “reencontré” con Kike y tras besarnos riéndonos él se quedo allí y yo me fui, sin saberlo ni siquiera, a lo que fue uno de los momentos más bonitos que recuerdo y del que fotos más bonitas tengo… Mesa por mesa, una a una, me recorrí todas las mesas de mi boda riéndome con todos los invitados, comentando la jugada, quedándome sin respiración entre carcajadas, dejando sin ganador aquella puesta porque nadie se esperaba una entrada al banquete así, compartiendo segundos y  minutos con todos mis invitados que no tienen precio, momentos llenos de complicidad, de cariño, de amistad…. Y es que a veces, me caigo.

_MG_6676 _MG_6678_1 _MG_6682

_MG_6686

_MG_6690

Anuncios

2 comentarios en “…y a veces me caigo.

  1. Vayaaaaa!!! Tengo que reconocer que me he reido un poco, pero te he visto la mar de rápida! Y super natural, seguro que al final lo recuerdas hasta con cariño. Para mí, caerme o mancharme en mi boda sería lo más normal del mundo, significaría ser yo 😉 asi que si eso ocurre espero levantarme riéndome a carcajadas de mi misma y tan estupenda como tu. Besetes

    • Lo recuerdo con una sonrisa enorme en la cara! Incluso cuando me preguntaron si quería que el momento estuviera en el vídeo dije ¡Claro!. Mancharme es algo muy yo también pero ese día me libre!!! Seguro, seguro que si ocurre algo similar en tu boda sales del paso airosa y feliz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s