¿Por qué no me gusta la Navidad?

A mi no me gusta la Navidad. O, mejor dicho, desde hace años no me llevo bien con Diciembre. A mi no me gusta la Navidad pero adoro Nochevieja y la mañana de Reyes.

¿Por qué no me gusta la Navidad? ¿Por qué sin embargo me encanta abrir el buzón y encontrarlo lleno de postales? ¿Por qué adoro tirar serpentinas y confettis el 5 de Enero como si tuviera cinco años? Soy una contradicción en mi misma lo sé pero en realidad es sencillo. A mi sí me gusta la Navidad, lo que no me gusta es “esta” Navidad.

Me gusta, me requeteencanta la Navidad con las puertas de la calle abiertas, entrando y saliendo de nuestra casa y de las de los vecinos, me gustan esas noches de la familia reunida viendo las galas musicales de la 1. Me sacan una sonrisa enorme esas discusiones familiares acerca de si los Bom Bom Chip son mejor que los Rolling Stone (ya os digo que yo era la que defendía a los BomBomChip!), esbozo carcajadas cuando recuerdo a aquel vecino cantando por las escaleras aquello de “Sabrina por favor, enseñános las dos” o cuando recuerdo a mi abuelo echándose a dormir antes de las campanadas y “amenazando” con que nadie le despertara.

Sonrío con nostalgia cuando recuerdo aquel año que me dormí antes de las 12 de la noche y no me despertaron. Y cómo luego desperté yo. Y cómo me dijeron que aún no eran las doce, que la tele se había estropeado y atrasaron todos los relojes y se volvieron a comer las uvas conmigo al ritmo del reloj de péndulo, porque me había despertado justo a las 12 según ellos. Casualidades. Recuerdo cómo mi padre se tiraba quince días preguntándome si me gustaba aquella muñeca que salía en la tele seguido de su “es que igual te la traen los Reyes,eh?”. Sigo (en esto no he cambiado) durmiendo fatal la noche de Reyes y despertando a toda la familia más temprano de lo habitual porque hay que abrir los regalos, aunque se sepa lo que hay dentro…

Me gustaría volver a atrás y recordar esas tardes de 31 de Diciembre comprando y tirando petardos por toda la calle hasta las 8, esa hora en la que se hacía el silencio y todos nos seguíamos viendo a través de los cristales. Abrir la mesa, sentarse a cenar, beber Coca-Cola en botella de dos libros era todo un acontecimiento para nosotros. Ver la pota de la sopa en la ventana enfriando junto a las botellas de casera y vino. No colocar decoración alguna en la mesa más que aquel mantel navideño porque no entraba ni un cubierto más.

Quemar un calendario y tirarlo por la ventana, pedir que te compraran unas bragas rojas, quitarle a alguien el anillo para meterlo en tu copa y mojar los labios.

Las Nochebuenas con Rafael, los 25 de Diciembre comiendo todo aquello que había sobrado. Las peleas por las últimas peladillas o por el último trozo de turrón.

Poner el árbol, hacer un río más grande que el Nilo con papel de plata, desdoblar año tras año aquel póster de la noche en el desierto que era el mejor fondo para el Belén. Pedir el aguinaldo con una caja de zapatos bajo el brazo para meter la recolección o incluso desafiar al mundo y perder el sentido del ridículo apuntándote con un montón de compañeros del colegio al concurso de coros escolares de aquel año.

Pasar de Papa Noel, creer en los Reyes Magos aunque lleguen en barco al colegio con la vela izada y llevándose por delante los cables de la luz provocando un apagón en todo el barrio.

Tener tu adorno del árbol favorito, pasarte las tardes de Diciembre cuando tenías 4-5 años envolviendo cajitas de medias o de joyas vacías con restos de papel de regalo y pegatinas que habías guardado durante todo el año para hacer paquetitos de adorno. Abrir una caja 25 años después y que estén allí… Tu adorno preferido del árbol de tu abuela y tus paquetitos de regalo.

la foto (7)

Y que, aunque ahora tu adorno favorito del árbol no te parezca bonito de verdad, te traiga a la mente todos esos recuerdos. Y es que como os decía al principio, a mi sí me gusta la Navidad pero lo que no me gusta es esta Navidad de ausencias, de sillas vacías, de huecos en la mesa. De saber que acabarás llorando alguno de los días a alguna hora, de querer (en ocasiones) teletransportarte al 7 de Enero. No me gusta escuchar a la gente decir que cuando tenga hijos todo cambiará. Por supuesto, haré todo lo posible para que, si llega el momento de tener enanos en esta casa, tengan unas Navidades tan felices como las he tenido yo pero seguirá habiendo sillas vacías, porque por mucha gente que se siente en ellas, siempre faltarán esos que importan y que se fueron antes de tiempo. No me gusta esta Navidad porque siento que son Navidades que deberían ser compartidas por alguna de las ausencias pero continuo “celebrándolas” porque necesito hacerlo. Aunque sea a regañadientes. Y de repente, llega un año en que decides que vuelves a poner el árbol de Navidad y la gente te pregunta si es que estás embarazada. ¡No! Y de repente, a tu buzón llega el mismo día que has abierto esa caja de recuerdos una postal de LalaBlu y mientras sonríes al leerla piensas, de nuevo, que quizás esto de la Navidad, con matices, no está tan mal.

la foto (10)

 

 

 

Anuncios

13 comentarios en “¿Por qué no me gusta la Navidad?

  1. Madre mía Ta, estoy llorando a moco tendido!!! Me pasa lo mismo que a ti con la Navidad y este año más que nunca. Solo me falta que alguien con algún pequeño gesto me recuerde porque siempre me había gustado la Navidad y que aunque ahora odie, en general, el mes de Diciembre puedo disfrutar un poco de estos días. Como dices tú, demasiadas ausencias y también demasiada desilusión (eso lo añado yo porque me siento así un poquito más cada año), en parte, porque las Navidades de ahora no son las de antes, las que siempre me han gustado de verdad. En fin, tu post me ha emocionado muchisimo!!!!!!!!

  2. Jooo que nostalgia!
    Yo tampoco soy muy navideña y es por lo mismo que tu, las ausencias pesan mucho y ya no tengo la ilusión aunque si me emociona el día 5 pero es porque es mi cumple sino pa rato jajaja.
    Me encanta la entrada y leerte como siempre.
    Besito!!

  3. Pues yo voy al reves de todas y aunque, no mucho cada año la celebramos y estoy ansiosa por que llegue, pero este año hasido tan malo que la verdad es como un ni fu ni fa, pero aun asi intentaremos poner algun arbolito o algo pa adornar. Lo unico que me hace ilusion es el regalo de mi marido y por que ya me ha contado que es q si no…

  4. INCREIBLE!! Creo que compartimos las mismas sensaciones. A mi me pasa lo mismo desde hace unos años y la verdad que sigo poniendo el arbol por los niños peques de la casa. Pero como dices esos huecos siempre estaran vacios…
    Con lo que mola recibir postales de navidad y que a mi no me lleguen me da una rabia…cada veez que paso por una tienda y las veo pienso en la gente a las que se las mandaria. 😜

  5. Hay que reconocer que lo que has escrito es una verdadera obra de arte literaria… me ha encantado… si te sirve te voy a dar mi opinión de la Navidad. Lo primero de todo para mi es la mejor época del año, me encanta, la adoro, tengo decorada la casa desde el 1 de diciembre y siempre tengo las mismas tradiciones. Para mi es pasión.
    Mucha gente no comprende esto porque en mi mesa como tu dices faltan sillas, primero la de mi abuelo, pero en este caso yo soy una persona muy realista…. y soy de las que piensa que es “ley de vida” y luego me falta otra muy importante la de mi padres, desde hace 10 años. Esto que te voy a contar… a la gente le extraña y le fascina, hay personas que creen que soy fría… pero es lo que siento… es cierto que el vacío de esa silla es enorme y que me pone “triste” pensarlo… pero no lo permito… pienso en los recuerdos que tengo con él, que son los que hacen que siga vivo. Muchos de mis amigos no llegaron a conocerlo y todos ellos me dicen siempre que sienten que le conocen, porque todos los días, TODOS…. hablo de el… y su ausencia está presente todos los días de mi vida no solo en Navidad… y en el fondo se que cuando me mira no quiere que esté triste.
    Y aunque suene a tópico, aunque no te lo creas… cuando tiene un hijo… la ilusión de la Navidad se incrementa… yo era de las que pensaba que eso no era cierto… Mi peque tiene dos años y no imaginas lo bonito que es que sus primeras palabras cuando se levanta sean, “la navidad en el alon… encende mama, encende, las luses tan apagadas, encende la navida” esto a las 7 de la mañana… Y es aqui cuando te das cuenta que quieres que tu hijo tenga los mismos maravillosos recuerdos que tienes tu… es cierto que a mi niño le faltara su abuelo en forma física, pero te aseguro que sin conocerle le va a querer como si estuviera con el. Exactamente como hago yo.
    Esa es la magia No??

    Un besazo enorme guapa!!! y no dejes que un recuerdo te hago llorar… al contrario… te tiene que hacer sonreir al recordarlo. Esa es mi ley de vida.

    • Me ha encantado tu comentario!!! En parte porque soy un poco como tú y me paso el día hablando de mi padre y de los recuerdos que tengo con él. Sonrío más que lloro hablando y recordando de él pero oye, llega la Navidad y me supera. Cuestión de años y de acostumbrarse… o que sé yo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s