El día que un email me sacó una sonrisa en el trabajo.

Era finales del 2011. Yo estaba en el momento alianzas. Hablaba sólo de alianzas. De unas alianzas. Me había enamorado de un modelo de alianzas de Clemente Navarro. Mi chico decía que estaban bien pero yo había cometido un gran error. El error de contarle que una chica las tenía y que a su chico la alianza le había hecho sangre el día de la boda al darle la mano a tanta gente. ¡upss! No había manera de negociar. ¿Quién me mandaría a mi haber abierto la boca?

La alianza que hace heridas era el modelo Lateral de Clemente Navarro. Y yo seguía empeñada.

descarga (1)

Y yo decía que esas. Y mi chico que no. Y yo que esas o ninguna. Y me negaba a ir de joyerías. Sólo fui un día y me enamoré de unas de oro rosa… Rosas, a mi marido le cambió la cara y yo creo que en ese momento empezó a ver la alianza que hace heridas con otros ojos.

Pasaron los días y llegó el 18 de Octubre. Yo trabajaba todo el día y no coincidamos hasta por la noche (vaya! en eso no hemos cambiado!) y solíamos intercambiar correos electrónicos a lo largo del día.. De aquella ni wasap ni line ni leches. Y yo tenía que robar el ordenador a la jefa para leer los emails. Y el 18 de Octubre a eso de las 6 de la tarde yo entré en el despacho de mi jefa y mantuve la siguiente conversación.

-¿Me dejas el ordenador un momento? Es que tengo en el email unas plantillas de actividades que tengo que imprimir.

-Sí, siéntate. ¿Me voy?

-No, no si sólo es imprimir esto y me voy.

-¿Qué estás mirando? ¿Las plantillas te sacan esa sonrisa?

Y lo que estaba mirando, lo que me había sacado aquella sonrisa de tonta y estaba haciendo que me apeteciera abrazar a cualquiera que se me cruzara, mi jefa que era la persona más cercana era aquel correo que en el asunto decía “al final me has convencido…”

correo anillo

Y debajo  esta foto.

1 (1)

Él había cogido su tarde libre y se había ido a recorrer joyerías hasta que había encontrado la que tenía aquel modelo. Y se la había probado. Y había decidido que sí. Y yo estaba allí, sonriendo, con ganas de salir corriendo y no trabajar más ese día. Con ganas de irnos juntos a tomar unas cervezas, que es como se celebran las grandes cosas. Porque esto era una gran cosa.

Y es que a veces las novias nos agobiamos con que nuestros chicos no ponen interés, no se involucran… y si lo hacen lo que pasa que nosotras queremos más. Es como cuando nosotras vamos con ellos al fútbol, nos involucramos pero no dejamos la voz en cada celebración de gol ni nos abrazamos a desconocidos… Ni entendemos porqué lo hacen… Ahora darle la vuelta y relacionarlo al mundo de las bodas. Se involucran, pero no les pidamos que se hagan frikys/fanáticos/locos como nosotras.. Ellos ya tienen el fútbol.

Anuncios

2 comentarios en “El día que un email me sacó una sonrisa en el trabajo.

  1. ¡Qué bonitas vuestras alianzas!

    Nosotros es algo de lo que no hemos hablado porque sabíamos desde antes de prometernos que el modelo que nos gustaba a los dos eran las clásicas alianzas de oro. ¡Sabemos hasta el grosor que nos gusta a cada uno!

    Así que antes de verano iremos a encargarlas donde se las hicieron a mi hermana.

    P.D.: Me encanta cuando nuestros novios dejan caer las barreras y cambian de opinión, y su manera de hacerlo, como hizo tu marido en ese email. ¡Son tan monos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s