.Con balcones a la calle.

La primera vez que escuché esta frase fue en Gran Hermano (ya os había comentado en otro post que soy fan y friky a partes iguales) y no supe a que se refería con ella aquella sevillana loca que la pronunciaba. Tras ver vídeos y más vídeos comprendí que cuando utilizaba la expresión “vas con balcones a la calle” quería decir que alguien llevaba un escote demasiado escote, un escote de los que llevan más dentro fuera.

Desde aquel día me apropie de la frase (es algo que me gusta mucho, escucho expresiones que me gustan y tengo una época en la que intento intercalarlas en cualquier conversación) y no era raro oírme decir: “esta camiseta me hace ir embalconada”, “anda tía, quítate eso que vas con balcones a la calle”, “tenemos que comprarnos un vestido para lucir balcones a la calle”… La utilizaba tanto que son varias las personas de mi entorno que se unieron a ella. Con el tiempo, llegaron otras expresiones, pasaron las ganas de intercalarla en cada conversación pero seguimos diciéndola de vez en cuando.

El pasado jueves, aquí la friky y fan estaba viendo Gran Hermano cuando observó que Mercedes Milá iba escotada y ceñida. En mitad de la gala, pude observar como se agachaba a hablar con una espectadora y no es que enseñara el balcón, no, es que enseñó el balcón, los geranios y hasta los visillos del salón. Y yo, en ese mismo instante pensé: “madre mía del amor hermoso esa postura es muy habitual en las novias cuando pasan por las mesas a saludar a sus invitados. madre mía del amor hermoso que no hay nada más feo que una novia con balcones a la calle”

Y es que sí, yo soy fan de los escotes, de los sujetadores que te lo favorecen, de las camisetas que te lo hacen más bonito y opino que los escotes no son sólo para el verano pero un escote debe ser un buen escote. Y cómodo. Y bonito. Y en el caso de los vestidos de novia, tienen que ser todo esto y además un poquito recatados. Nada de agacharse y enseñar el ombligo. Nada de esos escotes tan bonitos pero complicados de llevar con los que, al mínimo movimiento de brazo, se te mueve, se te descoloca, se abre más y deja cosas a la vista que no deberían.

¿A dónde quiero llegar? Sencillo. Siempre hablamos de que una novia debe ser elegante y sofisticada, entre otros, pero no sólo hay que serlo sino que también hay que estarlo, al menos hasta cierta hora de la boda, después todo vale. Sencillo. Una novia puede, y por las modas casi debe, ir escotada pero ese día, los balcones no van a la calle. Mejor sin terrazas.

Porque tú te pruebas tu vestido, te miras en el espejo y te ves perfecta. Te mueves por el probador con cierta delicadeza porque una no es experta en moverse con vestidos de novia, te sientas muy lentamente, te levantas igual y apuesto a que no pruebas a hacer ningún aspaviento con los brazos. Que si, que vale, que en tu boda no vas a levantar los brazos para que te vean desde lejos pero te aseguro de que te sentarás con menos cuidado, no cuidarás la postura todo el rato, te agacharás a hablar con tus invitados, bailarás, te subirás el escote, abrazarás, levantarás los brazos… En resumen, te moverás. Y el escote debe estar controlado en todo momento.

No me gustan las fotos de novias sentadas que acaban pareciendo taberneras porque al estar en esta posición las varillas del vestido hacen que se te salga el pecho por arriba. Tampoco me gustan las novias que salen en los vídeos tirando del escote una y otra vez para arriba porque se les mueve. No me gustan las fotos de novias agachadas dónde se ve tanto canalillo que aquello parece una autopista. No me gustan las novias a las que el escote les queda tan amplío que pueden guardarse cosas (por favor, este acto pertenece única y exclusivamente a las mujeres con categoría de abuela). No me gustan las novias que no pueden hacer movimientos con libertad porque el escote se mueve. No soporto aquellos escotes que tienen que ser recolocados después de cada abrazo o achuchón. Y esto no quiere decir que yo no haya sido alguna de estas novias.

Si, el photoshop es un buen amigo y hay muy buenos fotógrafos que en las postproducción de las imágenes te elimaran pecho, te clonaran el vestido para subirte un poco el escote, te pondrán derecho el vestido… O puede que no.

El problema no es quitar esto o poner aquello con el photoshop, el problema es que tus invitados te habrán visto el día de tu boda con balcones a la calle. Aunque ninguno te lo diga.

Novias escotadas sí, siempre pero lo de asomarnos a los balcones lo dejamos para otro día.

Nota mental: Pedir qué me analicen que cruce de cables hay en mi cabeza para que al ver el escote de Mercedes Milá se me vengan a la cabeza las novias mal escotadas que he visto.

Nota: Podría ilustrar este post, es cierto, pero creo que a ninguna novia del mundo le gustaría ver una foto de ella ilustrando un post de cómo no ponerse un escote. Para ilustrarlo, sólo hay que tirar de imaginación un poco y navegar por la red.

Anuncios

2 comentarios en “.Con balcones a la calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s