¿Los muñecos de la tarta? De Gina, gracias.

Los muñecos de boda son mi punto negro en las bodas. No me gustan. Me parecen horribles y podría prescindir de ellos pero esto os lo cuento otro día.

Un día, alguien me mostró una foto de unos muñecos que a mi no me iban, no me pegaban pero que me enamoraron. Eran unos muñecos de tarta elegantes, blancos, finos, bonitos, serios. Eran los muñecos de boda más perfectos que había (y he visto). Quizás, porque yo soy menos seria, soy más de color que de blanco y más casual que elegante tuve claro desde el primer momento que no serían mis muñecos de tarta pero me guarde la imagen porque sabría que a mi amiga le gustarían. Mucho.

Son los muñecos de Gina Frehill. Gina para los que, como yo, hablamos tanto de ellos en nuestro entorno que ya hemos cogido confianza, aunque ella no lo sepa. No tiene muchos modelos, pero no hace falta, porque los que hay son perfectos. Da igual cual escojas porque, sea cual sea, quedaran perfectos sobre tu tarta.

Creo que los muñecos de boda también deben tener su momento. Ese momento en el que los invitados los ven y escudriñan con sus ojos para verlos mejor, ese momento en el que les sacan fotos, ese momento en que te miran y te dicen “¿y estos muñecos?”.

Por esto, a mi lo de dejar los muñecos de la tarta a cargo del restaurante y no verlos hasta ese momento no me va. No me va nada porque si yo lo hubiera hecho hubiera tenido una novia sentada en el suelo espatarrada, con los ojos cerrados y unos brazos que a mi visión, parecen de alguien que practica halterofilia. Así todo junto. ¿Qué soy una exagerada? Juzgar vosotros mismas.

Imagen

Estoy segura de que estos muñecos también habrían tenido sus momento. Seguro. Y veo a mis tías comentando lo feos que son. Y con razón. Por eso, mejor no dejar nada a la improvisación.

En cambio, los Gina son todo belleza. Cada uno trae una frase romántica y merecerá mucho la pena ver a tu madre y compañía intentar leer lo que pone sin gafas de cerca y en inglés. ¿mi favorito? Sin duda el que el novio coge a la novia en brazos. Compraría ese muñeco una y mil veces. Lo pondría en una tarta de boda una y mil veces. Lo colocaría en mi mueble del salón una y mil veces. Lo enseñaría una y mil veces. ¿Soy una exagerada con los muñecos de Gina? Juzgar vosotras mismas, de nuevo.

Imagen

Y ahora decidme que no habéis babeado delante de la pantalla, que no habéis exclamado un ¡los quiero, los quiero! o un ¿porqué no los habré visto antes?

Si tienes ganas de salir corriendo hacía la primera tienda de detalles para preguntar por ellos no lo hagas. En España sólo es posible comprarlos a través de su web oficial. Tendrás unos muñecos de tarta provenientes de Estados Unidos, ahí es nada. La web está en inglés pero os aseguro que si yo la entiendo vosotras también y el precio no está nada mal, por poco más que unos muñecos en una tienda de detalles tendrás tus Gina. ¿Cuánto tardan en llegar? Yo aconsejaría pedirlos, al menos, con un mes de antelación. Si sois como yo dos y así os aseguráis. Eso sí, después os llegaran antes, seguro, porque tienen un servicio de entrega que ya lo quisieran muchas empresas. Os habla una que conoce a una (esto parece aquello de “sabes aquel que diu…”) que pidió los muñecos un jueves por la noche y el martes los tenía en su casa. ¡¡5 días!! 5 días y con todo un Océano por el medio. Que oye, luego compras algo a una tienda de Barcelona y parece que antes de llegar a tu casa la compra ha decidido que se va a dar la vuelta al mundo en 80 días.

¿Qué haces todavía aquí? Corre a comprar los tuyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s