Voy a ser una novia delgada

Todas las novias quieren verse estupendas el día de la boda por lo que no es extraño escuchar a una novia que esta a dieta. Muchas queremos ser novias delgadas. Y digo queremos porque yo fui una de ellas.

Decidimos que nos casábamos y decidí que me ponía a dieta. Tuve la suerte de que dos amigas se unieron al plan y entre wasaps, grupos de Facebook y llamadas telefónicas varias se nos hizo más ameno. Adelgazamos juntas pero también nos saltábamos la dieta juntas. ¿Qué hubiera sido de nosotras sin esas pizzas que tanto bien nos hacían?

Empezamos la dieta casi dos años antes de la boda. Y adelgazamos. ¡Vaya si adelgazamos! Eso sí, volvimos a coger algunos kilillos antes de la boda. Así que sí, fuimos novias más delgadas de lo que éramos pero no fuimos de estas novias que las ves y no la reconoces.

¿A qué me refiero? Hace años mis brazos eran más flacos que ahora, no tenía tableta pero podía lucir barriga plana por la playa y mis piernas podían ir tranquilamente en minifalda. Hace años, bastantes años. Después me di a la comida rápida, a los dulces y al descontrol en los horarios de las comidas y engordé. Tengo unos kilillos de más pero que me sientan muy bien y así es como todo el mundo me conoce.

Reconozco que al empezar la dieta yo me decía a mi misma: el día de mi boda luzco vientre plano sí o sí. Si hasta me compré cremas reductoras de abdomen para hombre porque así me actuarían más rápido… Y ni más rápido ni más lento, un fraude, vamos.

Perdí kilos, bastantes, tanto que recuerdo cuando volví a la fotógrafa le costó reconocerme (hay que decir que ella me había visto en todo mi esplendor) pero me casé con unos kilos de más. Menos de los que pensaba porque la última semana antes de la boda se da el caso de que tus kilos desaparecen por mucho que tu comas, pero con kilos de más.

Si la boda hubiera sido hace dos años, probablemente me hubiera enfadado, le hubiera sacado pegas a todo, vería defectos y me castigaría a mi misma mil veces por no haber llegado a ser esa “novia delgada”. En cambio, me puse mi vestido y me comí el mundo el día de mi boda.

Una novia con kilos de más también es una novia bonita, por mucho que te entre rabia cuando al ir a comprar el vestido los vestidos de novia no te entren ni en la mitad de tu cuerpo, por mucho que alguna dependienta te diga que tienes que adelgazar un poco o que va a ser difícil encontrarte un vestido. Adelgazaras si tú quieres adelgazar y si en esa tienda no hay un vestido, es que no era el tuyo.

Hay novias con kilos de más muy guapas el día de su boda y también muy feas, es cierto, pero es que esto también pasa con las novias delgadas. Todo va en función del look de novia que tú elijas.

¿Podía haber llegado a la boda más delgada? Por supuesto. Pero entonces algo de mi se habría ido, la gente me encontraría extraña y estoy segura de que, hasta yo misma, me sentiría rara. Un cambio de look con pérdida de peso incluida está muy, muy bien pero no creo que el día de la boda sea un día para impactar con ello.

El día de la boda es un día para verte guapa, radiante y que los demás te vean así. Es un día para verte como tú eres hecha una princesa. Y a las princesas, por mucho que lo nieguen, también se les pega algún kilo a las cartucheras.

Así que cásate delgada, con unos kilos de más o cómo tú quieras y seas, pero que la decisión sea tuya. No adelgaces porque los demás te digan que estarías más guapa de novia un poco más delgada, adelgaza porque tú quieras verte un poco más delgada. Además, he de decir que los vestidos de novia te sacan un tipazo de impresión. Sí, tu te enfundas en el tuyo y de repente tu madre exclama un: ¡mira que cintura te hace, si parece que estás mucho más delgada! Y te miras al espejo y es cierto. Vamos, que te apetece decirle a aquella mujer que te está cogiendo el bajo que sino hacen bikinis envarillados y rígidos, no serán los más cómodos pero por lucir cintura…

Y como dice una canción de Luis Ramiro, “Hoy me siento más ligero y tengo kilos de más…

Al final, todo es cuestión de sentirte bien y feliz. Eso es lo importante, ser una novia feliz.

Anuncios

6 comentarios en “Voy a ser una novia delgada

  1. Aquí otra que tuvo que hacer dieta y quitarse unos kilitos de más pero con razón de peso ya que no entraba en el vestido. Así que cinco meses antes de la boda me puse a ello y el día de la boda estaba preciosa (que se note que no tengo abuela jajjaja)

  2. Yo engorde para mi boda, sobretodo la semana de antes, me di cuenta al ponerme el vestido el día de la boda, cuando casi ni me entraba, porq tres semanas antes me estaba perfecto, pero no me importo lo más minimo, además con la carita de pez que se queda cuando adelgazo, con esos dos o tres kilitos de + estaba fantástica jejejejeje!!!!
    Lo importante es estas a gusto contigo misma, ser feliz, sin dejar de estar sana claro!!!! Gran post. Un beset.

  3. Yo también fuí novia a dieta! novia hiperdeportitsta! novia estresada a todas horas y adelgacé bastante para nuestro gran día. Ahora casi 5 meses después he recuperado ya una parte de aquel peso perdido, una penita con todo el sacrificio y empeño que le puse. En fin, pediré renovación de votos anuales para estar siempre delgada xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s