El vídeo de la boda

Si hay algo en lo que las parejas suelen esperar a última hora para contratarlo en todo lo referente a las bodas, esto es el vídeo.

Elegimos fotógrafo con mucho tiempo de antelación. Decidimos si queremos preboda y postboda e incluso el lugar donde tendrá lugar el reportaje fotográfico.

En cambio, nos debatimos meses y meses entre vídeo sí o vídeo no y este debate debería durar poco: vídeo sí.

Sí, puede grabarte un vídeo un amigo con una cámara pero entonces será el vídeo de un amigo de la boda, no el vídeo de la boda. Lo primero, porque un amigo es un amigo y se cansará de grabar, hará comentarios por detrás y porque, probablemente, nadie sepa después editar un vídeo bonito con esas imágenes. Pasa lo mismo que con las fotos, puede sacarlas un amigo con su cámara pero no es lo mismo.

Hay quién dice que no quiere vídeo de boda porque le incomoda la cámara. Si esta es una de tus excusas he de decirte que las fotos también intimidan. Una cámara con un objetivo, el fotógrafo, el ayudante y tu posando en medio. ¿Acaso haces esto todos los días?

Los fotógrafos y videógrafos son personas. Como personas que son a lo largo de tu boda irán al baño, beberán, se pararán a hablar con alguien y descansarán. No podemos pedirles 12 horas (o más) de trabajo continuo. Si tienes un buen equipo se coordinaran, no se irán los dos al baño o a beber a la vez, si descansa uno el otro estará, aún más, atento.

No somos pocas las novias las que, cuando vemos nuestro reportaje fotográfico, decimos que nos faltan fotos. Y sí, no se puede estar en todo ni en dos momentos a la vez pero con la opción de vídeo y fotos, lo que no te queda plasmado en un formato te queda en otro.

Sí, no os voy a decir ahora que enseñas mucho más las fotos que el vídeo de boda. El vídeo de boda lo verás al principio varias veces, vendrán tus familiares más cercanos y tus amigos y lo veréis. Después, se quedará guardado en su funda hasta que dentro de 20 años lo saques y te eches unas risas con cómo han cambiado las modas y los modelitos que llevábamos ese día. Pero tengo que deciros que ver las cosas en movimiento mola tanto (o más) que verlas plasmadas en una fotografía.

Ver a esa madre que afirmaba que ella no lloraría en la boda romper a hacerlo, ver los suspiros de tu abuela, las sonrisas de tus amigos, ver la cara de tu chico cuando tu vas llegando, ver ese primer encuentro. Poder reírte recordando ese baile sorpresa que planearon tus amigos o al volver a escucharlos cantando para tí, con muchas ganas pero poca voz. Poder ver ese reencuentro con tus amigas, recordar cuanto te levantaste de tu mesa y fuiste a compartir momentos con tus invitados… En cada boda hay un millón de momentos que merecen ser captados, también, en movimiento.

Una vez dicho sí al vídeo podéis, como en todo, darle alguna que otra vuelta de tuerca: vídeos con entrevistas, vídeos a dos cámaras donde (si que sí) se recogen todos los momentos, montar un videoclip, hacer un lib dup con tus invitados o optar por el vídeo tradicional. Hoy en día, hay opciones para todos los gustos y seguro que encontráis la que más  va con vosotros.

Así que, si no lo habéis hecho ya, decir un ¡sí al vídeo! e iniciar la búsqueda.

Imagen

Foto vista aquí

Anuncios

5 comentarios en “El vídeo de la boda

  1. Nosostros no quisimos video, y la verdad no me arrepiento de la decisión, ademas de que incrementaba considerablemente el presupuesto, pero has ado muy buenos consejos, la verdad es que mis fotografos eran como unos invitados mas, y yo quise que se sintieran así, porq se puede conjugar el placer y el trabajo!!!! Como dices no hay que olvidar que son personas!!! un beset

  2. No arrepentirse de las decisiones que se toman es una parte fundamental de la boda. Es cierto que aumenta el presupuesto, y que, como en todos los presupuestos y en todas las bodas, es cuestión de prioridades pero antes todo lo que tú has dicho, no arrepentirse.

  3. Nosotros teníamos clarísimo al principio que vídeo no, ya que yo tenía en mente los vídeos larguísimos y aburridísimos que se hacían antaño… hasta que empecé a ver muestras de lo que pueden hacer ahora los profesionales… y tuve más claro todavía que lo quería!!! Y no puedo estar más contenta con mi vídeo… nosotros mismos elegimos las canciones que suenan de fondo y parece una película!!! Es precioso… y además mola ver las cosas en movimiento… y lo que te perdiste!!! por ejemplo, por ser la novia no pude ver cómo mi chico se arreglaba, ni cómo él llegaba a la iglesia, el ambientillo de los invitados antes de que yo llegase… y en mi vídeo está todo eso!!!
    Además, al ser en DVD puedes ver la “peli” entera o por capítulos… y tenemos un resumen de unos 3 minutos para enseñarlo a los amigos sin que se aburran!!! jajaja

  4. Es cierto todo lo que comentas, damos fe de ello. En muchas ocasiones nos contratan el vídeo incluso 10 días antes de la boda. Lo cierto es que hay gustos para todos (gracias a Dios) pero los presupuestos son algo muy importante. Yo le digo a mis parejas que siempre cojan vídeo aunque sea uno cortito, tipo resumen como comentan anteriormente.

    Siempre digo lo mismo, una foto es raro que te haga llorar, al menos que rememore algun recuerdo… pero una película… eso es otra cosa, si se sabe plasmar lo que uno quiere emociona, aunque tu no seas el protagonista, como en el cine.

    Ver esos gestos, oir esos discursos, solo lo puedes hacer con el vídeo. Y es cierto que no será visto tantas veces como las fotos de la boda, pero si se elige a un buen profesional, te aseguro que lo veras muchas veces de lo que imaginas.

    Gracias por este post, que dice tanto de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s