Vivimos de Recuerdos

Sí, somos personas y como personas vivimos de los recuerdos. 

Nos pasamos la vida construyendo momentos que al momento, valga la redundancia, son recuerdos. 

Nuestra boda será un día especial, bonito, único y espectacular. Durante un tiempo construiremos ese día. Durante 24 horas lo viviremos y durante el resto de nuestras vidas lo recordaremos.

Recordar un día entero es difícil. Muy difícil. Hablamos de recordar el día de la comunión, el día de aquella Nochevieja donde nos juntamos todos, el día que despedimos a ese amigo que se iba al extranjero, el día que lo recibimos en el aeropuerto. El día que comimos como Reyes o aquel fin de semana que nos reímos hasta desencajar las mandíbulas. Hablamos de totales pero lo cierto es que es muy difícil recordarlos. Recordaremos aquel momento de la Nochevieja donde brindamos, aquella espera en el aeropuerto, aquella caída que nos hizo reír o ese abrazo de despedida pero raramente recordaremos el total. No es nada malo, sólo es que como dice un maravillo sello de Consalypimienta, NO RECORDAREMOS DÍAS, RECORDAREMOS MOMENTOS.

El día de nuestra boda es eso. Un montón de momentos. Y recordarás muchos: recordarás cuando viste a tu chico esperándote, los nervios de tu madre, los tuyos, la mirada orgullosa de tu padre, el cariño en los ojos de tus amigas, las lágrimas de tu abuela, los ¡viva la novia! de tus vecinas cotillas pero que en el fondo te ha hecho ilusión que se asomaran a verte, recordarás cuando se te cayó el ramo, cuando le pusiste la alianza, cuando él te la puso, recordarás ese primer baile solos en medio de la pista, el brazo del padrino sujetándose fuerte hacía el altar, la mirada de tu suegra, las risas con los hermanos, los brindis con la familia. 

Recordarás ese puñado de arroz que te tiró un amigo a la cara, esa copa que te trajeron cuando más falta te hacía, recordarás la cara de tus seres queridos cuando empezó el banquete, recordarás alguna que otra conversación en el cóctel y recordarás el final de la boda.

Recordarás un montón de momentos que hacen tu día. Seguramente, muchos momentos estén desordenados en tu recuerdo pero da igual, porque están. Puede que otros no estén, pero tranquila, había muchas personas contigo y seguro que alguna recuerda momentos diferentes a los tuyos, te los contará y sumarás más momentos recordados.

Lo que importa es lo que tú viviste ese día, lo que sentiste y lo que recuerdas. Eso es cierto pero vivirlo con un recuerdo tangible es muy bonito. Poder redescubrir momentos gracias a las fotos, recordar otros gracias al vídeo, reírte de aquello no salió del todo bien, ver las caras de la gente, oír sus expresiones, ver cómo iban vestidos. Son cosas que ayudan a recordar y a que los momentos vividos sean permanentes. 

Si me preguntas ¿qué es lo qué queda detrás de una boda? no dudo al responder. Quedan los recuerdos, las fotos y el vídeo. 

No son pocos los fotógrafos y videógrafos que utilizan esto para vender su trabajo. Y es cierto. Te gastas tus ahorros en un día, lo preparas todo perfecto y luego no contratas un fotógrafo y videógrafo que te lo guarde todo para siempre. Es cierto que están los recuerdos, ya lo dijimos antes, pero a veces estos son traicioneros. Y aunque no lo sean, no pueden estar captando todos los momentos. ¿El mejor equipo para crear unos buenos recuerdos? Los momentos captados por nosotros más lo captados por fotógrafo y el videógrafo.

Sí, nos quedan los recuerdos, las fotos y los vídeos pero no hay que olvidar que sino construimos cosas bonitas no tendremos recuerdos bonitos.

Si no nos compramos ese vestido que nos enamoró y que nos hace sentirnos espectaculares, no recordaremos lo preciosas que estábamos ese día.

Si el novio no escoge un traje que vaya con su personalidad, transmitirá que no está a gusto y eso hará que todo sea menos natural.

Si no prestamos atención a la decoración del lugar de la ceremonia, será un lugar de ceremonia más. En cambio, si lo personalizamos y decoramos, será nuestro lugar. Un lugar por espectacular que sea siempre puede ponerse un poquito más bonito.

Si intentamos que la familia se vista de gala para nuestro día, que se pongan trajes preciosos que ellos nunca se pondrían, no los reconoceremos.

Si no eligiéramos los detalles con tanto mimo, no los repartiríamos entre nuestra gente tan a gusto.

Si no hubiésemos elegido el mejor restaurante y sus mejores platos, no comeríamos tan a gusto ni disfrutaríamos viendo comer a nuestros invitados.

Si no hubiéramos elegido a un dj genial, simpático, que invita a bailar, que anima y que pone la música que nos gusta quizás nuestros invitados no hubieran ocupado de tal manera la pista de baile.

Si no hubiéramos tenido detalles con los más pequeños, éstos no presumirían de boda con sus amigos del cole.

Si no lo hubiéramos hecho todo con tanto amor, los invitados no lo habrían notado. El amor en las cosas se percibe, se traspasa. Si tú preparas tu boda con amor y cariño tus invitados lo perciben.

Esas sensaciones que se crean en una boda traspasan los recuerdos y las imágenes. Esas sensaciones también perduran en el tiempo.

Al final, detrás de una boda queda todo lo que tú le has dedicado. TODO.

Muchas veces escucho a parejas de  novios decir que ellos no escatiman en el banquete y en el fotógrafo. En el banquete porque una boda es una boda y a la gente se le gana por el estómago y en el fotógrafo porque es lo que queda.

Y sí, es cierto, pero tú puedes contratar al mejor fotógrafo, ese que hace que babees delante de la pantalla leyendo su blog o viendo su portfolio y te haga exclamar un: ¡yo quiero ser protagonista de esa foto! Ese que con la post-producción deja una foto que no reconocerías pero que te enamora o ese que te cuenta con la foto el momento tal y como fue. Eso va en gustos, pero una cosa es cierta.

Un fotógrafo, por muy bueno que sea, no va a hacer tu boda bonita. Un fotógrafo y un videógrafo van a plasmar todo lo bonito que tú has preparado para tu boda. 

Van a recoger el movimiento de tu vestido, los pasos del novio, el centro de mesa con vuestra flor de favorita, ese detalle tan vuestro que los invitados disfrutarán, ese entorno para el cóctel que habéis personalizado, las lágrimas de las madres al ver a sus hijos casarse, la cara de los invitados al ver esas notas de agradecimiento, la sonrisa de tu padrino cuando te vea abrir el baile. Van a grabar para siempre vuestras palabras, vuestros bailes, vuestras canciones. Serán testigos de ese color que es protagonista de la boda, de esa línea que une la ceremonia con el banquete, de esa conexión novios y amigos. 

Ellos grabarán y fotografiarán todo eso y más, pero no nada que tú no hayas hecho para tu boda. No puedes pedirles fotos espectaculares sino quieres posar o reprocharles que en muchas fotos sales con gestos raros si lo que has querido es que te saquen espontaneamente. No deberías decirles que eliminen esa mesa fea de la foto, porque esa mesa, si era fea, no debía estar. Tampoco deberías decirles que te cambien este o aquel fondo, porque esos fondos son los fondos de tu boda y deberías estar orgullosa de ellos. Para que las fotos y el video sean bonitas hay que preparar el escenario y los actores primero.

¿Escatimar en fotos y video? No, nunca. Pero tampoco en otras cosas. 

Un presupuesto ajustado y real a lo que queremos y donde figure todo lo que queremos. Esto será mucho más eficaz que gastarnos un tercio del presupuesto de la boda en el fotógrafo y luego hacer malabares para encontrar algo que nos guste y que se ajuste a lo que tenemos.

No se trata de tirar la casa por la ventana, ni de querer hacer mucho con poco. Se trata de mirar nuestras posibilidades y decidir que es lo qué queremos hacer. Muchas veces menos es más. Otras más es menos. 

Porque tener recuerdos es muy bonito pero los recuerdos hay que hacerlos bonitos.

Anuncios

Un comentario en “Vivimos de Recuerdos

  1. Estoy completamente de acuerdo con esta entrada. Haz que tu boda hable de vosotros, de lo que sois, de lo que queréis recordar pero sobretodo no os olvidéis de disfrutarla desde que suena el despertador porque los recuerdos de ese día son únicos y maravillosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s