DÍA Y MES. MES Y DÍA.

Una de las cosas que se suelen decidir primero es la fecha. La fecha en la que te casarás y será especial para ti. Hay parejas que tienen muy claro que quieren casarse en un sitio en concreto y adaptan la fecha de la boda a su disponibilidad, pero hoy vamos a hablar de las primeras parejas, las que eligen una fecha de boda por encima de todas las cosas.

Seguramente cogerás un calendario y un bolígrafo y os dispondréis a seleccionar. Ahora tendréis que elegir si queréis fecha especial o fecha normal para hacerla especial. ¿A qué me refiero?

Con fecha especial me refiero a esos días en el calendario que ya nos dicen algo más que los “buenos días”: puede ser el día de vuestro aniversario, el día del cumpleaños de alguno de los dos, la fecha de boda de vuestros padres, el día de vuestra comunidad autónoma, Nochevieja, el 29 de febrero si fuera año bisiesto, el día de vuestro santo…

Con fecha normal para hacerla especial me refiero a una fecha sin más, que no la acompañe nada: el primer sábado de Junio, el segundo sábado de Septiembre o a mediados de Diciembre porque nos gustan las bodas de invierno. Aquí entran todos los días del calendario, y el elegido, pasará a ser desde ese momento una fecha especial.

Personalmente, yo adoro convertir las fechas normales en fechas especiales. Y lo adoro por un sólo motivo: celebrar. Me gusta montar un sarao por menos de nada, cualquier excusa me vale, así que una fecha nueva es otra fecha a añadir al calendario…En cambio, una fecha que ya tiene un significado sería duplicarlo, y al final, hablando de saraos, un sarao para dos cosas … Y es mejor, dos saraos, dos cosas.

A pesar de esto, recuerdo cuando me pegué al calendario del 2012 y vi que mi cumpleaños caía en sábado. Reconozco que dude, dude un poco. Cumpliría años a la vez que me casaba y además era temporada baja por lo que seguro que muchos restaurantes me ofrecerían condiciones interesantes. Se fue la duda cuando descubrí unos meses más adelante que el día de mi comunidad, Asturias, también caía de sábado. Y no hubo más dudas. Nos casaríamos ese día, uno de los días más solicitados para bodas aquí (aún recuerdo cuando el director del hotel donde nos casamos nos comentaba todas las llamadas que recibía para ese dia) y en el que, los últimos años, acostumbraba a hacer buen tiempo.

Y allí estaba yo, la que quería otra fecha para organizar otro sarao año tras año, solapando fechas y por lo tanto, saraos…

Al final, me decanté por fecha especial y condicionamos la fecha a todo lo demás. Estábamos dispuestos a hacer cambios en muchas cosas pero habíamos decidido que esa era nuestra fecha y eso no era negociable. El año que viene tengo una boda y también han elegido una fecha especial para ella. Y vivo con la ilusión de que alguna vez, algún año, me inviten a una boda en Nochevieja.

Todas las fechas son bonitas, y la boda las hace más bonitas aún. Podría enumerar pros y contras de elegir una fecha normal o una especial pero da igual, porque al final los que quieran estar con vosotros estarán, ya siendo porque es un día festivo o porque lo han tenido que pedir en el trabajo, y los que no quieran estar no pedirán el día en el trabajo o no querrán perderse la fiesta de su pueblo. Eso es así.

Así que una fecha de boda es bonita sea cuando sea. Da igual que cuando se la digas a la gente te diga que cómo has escogido esa fecha con el frío que hará (pongamos que te casas en Noviembre) porque al final, la gente de las excusas las tiene para todo: si es verano te dirán que hará mucho calor, si es invierno que hará mucho frío y si eliges otoño o primavera te soltarán que con esa locura de tiempo a ver que ropa llevan.

¿Y qué contestar en estos casos? Una sonrisa, contestar con una sonrisa enorme. Que para eso es tu fecha de boda, la fecha más bonita y especial de ese año. Y de los venideros.

Anuncios

5 comentarios en “DÍA Y MES. MES Y DÍA.

  1. Aún recuerdo yo cuando hace un par de años estábamos en busca de nuestra fecha, al final no tuvimos elección ya que al ser civil muchos fines de semana del mes anterior no casaban y después por cuestiones laborales nos iba mal. Así que nos casamos el día del cumpleaños de mi hermana y la víspera del cumple del novio. Así que de ahora en adelante esos dos días van a ser días super especiales para todos nosotros.

  2. Nosotros elegimos la fecha por el viaje de novios!! jeje Queríamos ir a Asia y para ir allí los meses de verano son muy malos… luego ya nos daba un poco igual la fecha de octubre o noviembre, así que ahí supeditamos la fecha a la iglesia en la que yo me quería casar sí o sí (he salido en procesión desde ella 16 años… no podía casarme en otra!!).
    Por otra parte, comentar que… yo también soy de celebrar TODO!!! me encanta montar saraos por menos de nada!!! jejeje así que con nuestra boda… hemos convertido una fecha normal en especial!!! la verdad es que no lo había pensado así, pero tras leer este post… me encanta!!!

    • Me parece súper bonito fijar la fecha de boda según el destino del viaje de novios. Conozco a varias parejas que se han encaprichado en ir a destinos que no eran los mejores en ese tiempo y no les ha quedado buen recuerdo…. Y lo de casarte en tu iglesia si o si, aunque yo no soy de iglesias reconozco que me encanta la gente que elige una iglesia por un significado y no porque queden unas fotos más bonitas!

  3. La gente siempre tiene algo que decir, es verdad. Cuando yo dije que me casaba en octubre me decían: buf! Y que ropa llevamos?? Seguro que hace malo… Al final hizo 30 grados, un calor que se caían los pájaros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s